Denunció el abuso sexual de su hijo: la única presa es ella

Nancy Montiel está detenida desde hace un año. Tiene 47, doce hijos y es de General Rodríguez, donde en la pandemia montó un merendero para 200 personas. La acusan de matar a uno de los dos hombres denunciados por violar a su hijo de 17 años. Las pruebas son tres palas. La tuvieron incomunicada cinco meses y le niegan la prisión domiciliaria.

Nancy Montiel estaba en su casa cuando estacionó el patrullero. Los dos oficiales de la Dirección Distrital de Investigaciones (DDI) bajaron en el barrio Raffo del Partido de General Rodríguez, provincia de Buenos Aires, y le dijeron que había novedades de la denuncia que había hecho contra dos varones por abuso sexual de su hijo de 17 años. Nancy se puso contenta. Eran las ocho y media de la noche del 3 de septiembre de 2020 y sus doce hijes estaban en la casa, donde también funciona un almacén. 

—¿La van a traer de vuelta? Porque ella no tiene Sube— preguntó su hija Mayra Gomez a los oficiales. Le contestaron que sí, que se quedara tranquila. 

Nancy agarró la carpeta con los papeles de la denuncia. 

—Parece que tienen detenido a uno de los abusadores, no sé si es tu tío o el otro— le dijo a Mayra y salió de la casa con su hijo a recibir las buenas noticias. 

Nunca volvió. Cuando llegó a la Comisaria N°1 de General Rodríguez se dio cuenta de que no había ningún abusador detenido: la encerraron en un cuarto junto a su hijo y le dijeron que estaba acusada de homicidio por un llamado anónimo. El muerto era uno de los hombres a los que había denunciado. 

***

Nancy espera hace más de un año el juicio oral. Tiene 47 años y está presa en elPenal de Los Hornos. Las pruebas contra ella son tres palas que la Policía encontró en su casa. Tiempo después pudo decir que la amenazaron para que confesara el crimen. 

La causa por el abuso sexual contra su hijo está a punto de cerrarse. Claudio Montiel, el otro acusado y tío del adolescente, fue declarado inimputable. Vive a 15 cuadras del pibe que lo denunció.

“Le decían que un llamado anónimo la acusó de asesinar a Palavecino”, cuenta Mayra a Cosecha Roja a un año de la detención de su mamá. Nancy estuvo detenida junto a su hijo menor de edad más de 12 horas. Después la llevaron a la Comisaría de Mujeres de Ituzaingó, donde estuvo cinco meses incomunicada. 

“Está previsto en el código de procedimiento que por un periodo de 48 horas (renovable por otras 48 horas) se puede incomunicar a un detenido que presente riesgo de eludir la Justicia, pero es inconcebible una incomunicación durante tanto tiempo”, explica Margarita Jarque, directora de Litigio Estratégico de la Comisión Provincial por la Memoria. La Comisión intervino al inicio de la causa con un escrito de urgencia pidiendo la excarcelación.

El caso de Nancy Montiel tiene una serie de eventos que se concatenan y suceden en poco tiempo. El 1 de septiembre ella denuncia el abuso de su hijo de 17 años. Días antes él le confesó que su tío y José Palavecino lo habían violado. 

Durante semanas Nancy recorrió pasillos judiciales y policiales esperando novedades en la causa. Los hombres vivían cerca y el temor a que sucediera algo la movilizaba. Una de esas veces, enojada por la falta de respuestas, Nancy dijo: “Si la Justicia no hace nada, yo no me voy a sentar a ver como mi hijo está deprimido y con su vida arruinada mientras los abusadores andan libres”. Para su hija Mayra, esas palabras la colocaron como sospechosa. “Hubo muchas irregularidades y al principio no sabíamos bien porque la acusaban. Ella ni siquiera pudo declarar ni presentar pruebas en su defensa”, cuenta. 

La familia de Nancy se organizó para pedir su libertad. Cortaron la Ruta 7 y recibieron el apoyo de distintas organizaciones sociales y feministas de la zona. Las marchas estuvieron dirigidas a la Unidad Fiscal N° 9 a cargo de Alejandra Rodríguez y a la Unidad Fiscal N°10 a cargo de Gabriela Urrutia, donde se investigó el abuso. 

Para Natalia Pérez, integrante de las Defensorías de géneros, Feminismo Clasista y de la Campaña “Libertad para Nancy”, la elevación a juicio fue “extremadamente rápida comparada con todo lo que esperamos en casos de abuso o femicidios”. Ella cree que “quisieron sacarse el caso de encima” cuando se visibilizaron todas las irregularidades de la causa. 

FUENTE: Cosecha Roja

INICIO