Sidebar

28
Sáb, Mar

maderas, bolsas, aerosoles y restos de muebles fueron limpiados en el aliviador del Maldonado

Argentina
Tipografia

Sedimentos, botellas de plástico, bolsas de polietileno, cajas de cigarrillos, aerosoles y hasta restos de muebles, materiales de construcción y escombros emergió en el gigantesco túnel del canal aliviador del arroyo Maldonado durante los ocho días que duró su limpieza y que concluyó este viernes, una tarea que se efectúa por primera vez en la obra hidráulica más importante de la ciudad de los últimos 90 años.

"Vamos a ver lo que nos encontramos" dijo a Télam el ministro de ambiente y Espacio Público de la Ciudad, Eduardo Macchiavelli antes de descender los 35 metros que hay desde la superficie hasta la entrada del canal, situado más abajo del lecho del Río de la Plata en la zona de Costanera Norte.

Mediante una caja de hierro de cinco por dos metros enganchada con una grúa, el ministro y el vicejefe de gobierno Diego Santilli junto a un grupo de periodistas descendieron hasta el fondo del canal, por donde fluían aguas servidas y barro, las cuales eran constantemente achicadas por dos gigantescas bombas.

Durante los ocho días que demoró la limpieza se extrajeron en la desembocadura del canal largo una cantidad aún no cuantificada de basura de todo tipo, aunque para tener una referencia volquetes con capacidad de cinco toneladas cada uno subieron y bajaron durante una semana repletos de residuos en forma constante.

Una vez en la superficie los operarios separaban la basura reciclable (botellas de plástico y tapas de gaseosa, entre otras) de los sedimentos y el barro.

"Más abajo del lecho del río se vive una experiencia única" dijo Carla, instructora de buzos y encargada de la dirección del operativo, mientras se sujetaba con arneses y equipos especiales antes de iniciar el descenso que, con las precauciones del caso, demora entre cuatro y cinco minutos.

Una vez en la desembocadura del canal, rodeados de un piso de lodo y el agua servida que fluye, sale el gigantesco túnel que, con diámetro de 6,9 metros sale desde la Costanera y llega hasta Cuenca y avenida Juan B Justo, en un recorrido de 9.850 metros.

El túnel recolecta toda el agua de los sumideros de los barrios de de Versalles, Liniers, Villa Luro, Vélez Sársfield, Floresta, Villa Santa Rita, Villa Mitre, Caballito, Villa Crespo hasta Palermo.

"Esta es una mega obra que encaró la Ciudad y estamos aprendiendo para saber cuántas veces hay que vaciarlo, si cada tres años, cada dos o una vez al año para que el agua fluya como tiene que fluir y garantizar que no se tape", dijo el vicejefe de gobierno Diego Santilli.Dentro de la desembocadura del canal largo también ingresaron elementos que hay en el río y que se filtraron por el canal aliviador corto del Maldonado, cuya desembocadura está repleta de camalotes acumulados por la inundación en el Litoral.

"Estamos encima de los vecinos para pedirles que arrojen los residuos orgánicos en los puntos verdes que tenemos en la Ciudad, la correntada de agua arrastra todo tipo de elementos que hay en la calle hacia los sumideros, pero no encontramos nada extraño o fuera de lo común", dijo Macchaivelli

Y añadió: "El 72% del cauce del Maldonado drena a través del tunel aliviador, ahora al terminar esta limpieza recuperamos su actividad y favorecemos el escurrimiento".

Las obras en el túnel largo del canal aliviador del arroyo Maldonado se iniciaron en el 2008 y finalizaron en el 2012, y para la limpieza se realizaron recorridas a pie y con máquinas retroexcavadoras con camioncitos "bobcats", que son pequeñas grúas con pala.

A medida que se vaciaba el túnel y se sacaba a la superficie los sedimentos, quedaban al descubierto el estado general del túnel, el cual se limpió con agua a alta presión, al tiempo que en la operación, de la que participaron unas cien personas, incluyó la revisión de la estructura, juntas y grietas.